Natural, seguro y efectivo, mi NUEVO Reto Dieta Express es ideal para perder peso rápido y prepararte para las vacaciones, un evento especial como una boda o un cumpleaños, o simplemente arrancar tu plan de pérdida de peso.
playa

ATENCIÓN: Este blog se encuentra oficialmente cerrado. Si quieres recibir informaciones, ideas y tips para adelgazar, y también enterarte de las cosas nuevas que traerá el Nuevo Blog de Mi Nueva Dieta, anótate ya y te lo contaré todo por correo electrónico:

febrero 17, 2012

¿Por qué no se comen Lácteos en la Dieta Paleo?

Desde que estoy haciendo el experimento de probar la Dieta Paleo, he eliminado el consumo de leche y productos lácteos (incluyendo mi querida whey protein).

He de decir que ésta ha sido la parte más difícil de todo el experimento... (¡extraño el quesoooo!)

Pero, al igual que en el caso de los granos, cereales y legumbres, las razones por las que la leche y los lácteos no tienen su espacio en la Dieta Paleo no tiene nada que ver con lo difícil que podía haber sido ordeñar algún mamífero salvaje de la era prehistórica.

También en el caso de la leche hay montones de preocupaciones respecto a sus efectos para la salud, que parecen ser más negtativos que positivos en la mayoría de los casos (contrario a lo que promueven las autoridades de salud en el mundo).

En fin, que éste es también un tema controversial, y que en este post voy a resumir las acusaciones que enfrentan la leche y los lácteos como sospechosos de numerosos crímenes de salud pública.

¿Serán culpables o inocentes?

La leche: alimento súper nutritivo


Sí, al menos lo es para los recién nacidos.

La leche está llena de nutrientes: vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, bacterias beneficiosas, proteínas completas de excelente calidad, y carbohidratos. Todo esto es necesario para disparar el desarrollo del bebé en sus primeras horas de vida.

Aunque su índice glicémico es relativamente bajo, la leche produce una respuesta muy elevada de la insulina, lo cual es necesario para que se cree el ambiente promotor del crecimiento necesario para las crías.

Esto es buenísimo para el bebé, pero malísimo para los adultos, pues mantener niveles elevados de insulina produce cualquier cantidad de enfermedades, desde sobrepeso y obesidad, pasando por acné, síndrome metabólico y hasta enfermedades autoinmunes como la diabetes.

Pero veamos todos los problemas que puede llegar a causar el consumo de leche y productos lácteos.

Intolerancias y sensibilidades


La mayoría de la gente no tolera bien la lactosa. Como en el caso de otras intolerancias o sensibilidades, la persona que consume lácteos puede no notarlo... hasta que los elimina de su dieta.

De hecho, normalmente el páncreas produce lactasa (la enzima necesaria para digerir la lactosa) hasta que cumplimos dos años (el tiempo que dura la lactancia). Luego de este tiempo, la producción de lactasa puede disminuir o cesar por completo, y es allí donde comienzan los problemas.

El otro componente de la leche que usualmente produce alergias es la caseína, una de sus proteínas. Pero esto depende del tipo de leche: la caseína de la leche de cabra o de oveja (e incluso de algunas razas de ganado vacuno) no suelen causar este tipo de problemas.

Hiperinsulinemia


Algunos productos lácteos (como los quesos madurados, el yogurt y el kéfir) son fermentados y no contienen lactosa. Otros productos (como la whey protein) no tienen caseína. Pero de igual manera, estos lácteos siguen promoviendo la respuesta elevada de insulina (o hiperinsulinemia) que queremos evitar tanto para adelgazar como para mantener una buena salud.

Tener niveles de insulina constantemente elevados (como ocurriría si consumieras los 3 a 5 productos lácteos que recomiendan la mayoría de las autoridades de salud) puede llevar a desarrollar resistencia a la insulina.

Esto, por su parte, conlleva al desarrollo de síndrome metabólico y puede promover la obesidad.

Tener niveles de insulina constantemente elevados también se ha implicado en el desarrollo de cáncer, acné y miopía, entre otras enfermedades (ver por ejemplo el post de mi amigo Centinel en el que encontró varias investigaciones que relacionan el consumo de leche y productos lácteos - sobretodo descremados - con una mayor incidencia de cáncer).

Enfermedades autoinmunes


Varios estudios epidemiológicos han asociado el consumo de leche de vaca con el desarrollo de diabetes tipo 1, especialmente cuando el consumo comienza en los primeros meses de vida de la persona.

También se ha mostrado una relación con la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide (vía el parecido entre la albúmina de suero bovina y el colágeno humano tipo 1), la enfermedad de Crohn, y varias otras enfermedades autoinmunes (incluída la celiaquía).

Hormonas


Además de todos los nutrientes, la leche también contiene hormonas esteroides promotoras del crecimiento, así como otras sustancias que aseguran su máxima actividad biológica (es decir, que cumpla sus funciones una vez es ingerida).

Varias de estas hormonas y sustancias pueden ser problemáticas para los seres humanos. Éstas son algunas:
  • Insulina: Todas las leches (incluso la de los humanos) contienen insulina. La insulina bovina (que es distinta a la humana) sobrevive a la pasteurización (así que está presente en todas las leches comerciales, incluyendo las fórmulas para bebés). Esta hormona puede atravesar la barrera intestinal sin ser digerida, lo cual podría contribuir al síndrome de intestino permeable.
  • Factor de crecimiento de la insulina tipo 1(IGF-1): Esta hormona es reducida o eliminada con la pasteurización y la fermentación, pero de igual forma se ha observado una relación entre una mayor concentración de IGF-1 y un mayor consumo de lácteos en seres humanos. Esto se puede deber al efecto de la leche en los niveles de insulina o a cantidades residuales de IGF-1 en la caseína.
  • Betacelulina (BTC): Esta hormona también sobrevive el proceso de pasteurización, y se encuentra tanto en la leche como en otros productos lácteos (quesos, whey). Aunque no hay evidencia directa, se cree que esta hormona también puede penetrar la barrera intestinal sins er digerida, lo cual puede inducir respuestas autoinmunes.
  • Estrógenos (particularmente Sulfato de Estrona) y Precursores de Dihidrotestosterona (DHT): La mayor parte de la leche que consumimos viene de vacas que se encuentran en la segunda mitad de su embarazo, cuando los niveles de estrógenos se encuentran más elevados. Los estrógenos de la leche de vaca también sobreviven a la pasteurización, y tienen una gran actividad biológica (el sulfato de estrona conforma el 45% de los estrógenos presentes en los medicamentos de reemplazo hormonal para mujeres menopáusicas). También hay otras hormonas esteroides en la leche comercial, como la progesterona, la 5α-androstanediona y la 5α-pregnanediona, que son precursores de dihidrotestosterona (DHT).

Nota: No puedo explicar aquí exactamente el papel de cada una de estas sustancias en nuestro cuerpo puesto que esto no es un blog de bioquímica (y, sinceramente, no lo conozco todo), pero el punto que quiero transmitir es que hay cantidad de sustancias en la leche que consumimos que se cree que pueden resultar problemáticas para nuestra salud de una u otra forma (por ejemplo, como ya lo mencioné, aumentando el acné y el riesgo de cáncer).

Desequilibrio de micronutrientes


Hay evidencias de un a mayor incidencia de facturas en países con alto consumo de leche y suplementos de calcio.

En el caso de la leche, aunque es rica en calcio es muy pobre en magnesio, lo cual puede llevar a un desbalance en las cantidades de estos minerales en el cuerpo. Además, una cosa es cuánto calcio se consume, y otra es cuánto se retiene (esto último está determinado por cuánto calcio se absorbe y cuánto se excreta).

Se ha observado que el calcio de la leche es pobremente absorbido, al contrario de lo que ocurre con el calcio proveniente de los vegetales crucíferos (brócoli, coliflor...) que son excelente fuentes de calcio (mucho mejores que la leche y los lácteos).

Pero los minerales no son los únicos afectados...

La leche proveniente de vacas alimentadas convencionalmente (que comen maiz y soya en lugar de pasto) contiene muchísimos más ácidos grasos omega-6 (que producen inflamación y hacen engordar) que ácidos grasos omega-3 (que son antiinflamatorios y ayudan a adelgazar).

Además, a estas vacas se les administra hormona del crecimiento (para hacerlas engordar aún más rápido, como si el maíz y la soya no fueran suficientes) y antibióticos (porque las pobres tienden a enfermarse demasiado), y todo esto va a la leche (aunque sea pasteurizada) y a los productos lácteos - queso, yogurt, whey.

La leche es para los bebés


Éste es un argumento bastante común entre los detractores de la leche. Sin embargo, a mí me parece un argumento sin fundamento ni base.

Sí, es alimento para bebés... ¿y qué importa? si es nutritivo y si fuera saludable no veo el problema.

Lo mismo podríamos decir de la miel, ¿no? La miel es alimento para las bebés abejas... ¿entonces no podemos consumirla porque no somos ni bebés ni abejas?

Lo siento pero este argumento no me parece válido.

Sin embargo, hay un argumento distinto que leí recientemente en un artículo publicado por una doctora en bioquímica en enbuenasmanos.com y que me pareció de lo más adecuado.

Esta doctora dice que la leche es para mamarla, y que una vez que se ordeña se empieza a dañar más rápido que inmediatamente.

Claro, la solución a esto es la esterilización por alta temperatura (aya sea mediante pasteurización o la aún peor UHT):
En el proceso de pasteurización (calentamiento a 74º C durante 15 segundos, seguido de enfriamiento rápido a 4º C) se destruyen los microorganismos indeseables, pero también vitaminas y enzimas necesarias para la digestión de su alto contenido proteico.
Estos inconvenientes son mayores en la leche esterilizada a altas temperaturas, la U.H.T. de larga duración (calentamiento durante 3 segundos a 150 º C seguido de enfriamiento a 83º C y envasado).
Si tomamos leche cruda, entonces la cantidad de microorganismos que tiene va a depender de cuánto tiempo lleva luego e haber sido ordeñada y de las condiciones en las que se ha guardado desde el ordeño hasta que la consumimos (si ha estado bien refrigerada, por ejemplo). Aunque, refrigerada y todo, las bacterias de la leche se siguen multiplicando súper rapidísimo - y esto incluye tanto las bacterias buenas como las malas (si las hay).
Esta doctora concluye que:
Los lácteos tienen un alto contenido en antígenos que "agotan" el sistema inmunitario, haciéndolo más vulnerable a las infecciones y a enfermedades directamente relacionadas con nuestro sistema inmunológico.
Todas las personas con problemas de salud deberían disminuir al máximo los lácteos, pero las que padezcan de alergias cutáneas o respiratorias deberían suprimirlos totalmente y también todos los alimentos industriales que contengan caseína. Las caseínas están presentes en todos los lácteos (leche, quesos, yogurt), siendo más problemáticas en los quesos industriales, por su mayor concentración.
Me parece muy adecuado.

Una luz en el túnel


Todo lo que acabo de mencionar suena alarmista y posiblemente exagerado para muchos.

Como lo dije, este tema es muy controversial y lo que he descrito es lo que asoman los estudios hechos hasta ahora (ver este post del blog de la Dieta Paleo para ver las referencias). Aunque ninguno es absolutamente concluyente ni muestran una relación directa de causa y efecto, las relaciones son numerosas y las evidencias están allí.

Sin embargo, hayalgunas formas de consumir leche y productos lácteos minimizando sus riesgos.

Lo primero es evidente (y lo que recomiendo siempre): que la leche y los lácteos sean orgánicos o ecológicos. La diferencia entre los nutrientes de la leche producida convencionalmente y de la leche orgánica son enormes: nada más el hecho de no tener las hormonas y los antibióticos, y que la relación omega3/omega-6 sea favorable es más que suficiente. Además, los lácteos orgánicos tienen grasas saturadas saludables, que no es el caso de los lácteos convencionales.

Entre estos lácteos orgánicos, los mejores son la mantequilla (nos quitamos de encima todo el lío de la lactosa y la caseína), y los productos fermentados como los quesos madurados, el yogurt y el kéfir. Estos últimos idealmente deben ser microfiltrados o crudos (jamás pasteurizados), y si es posible no descremados y no homogeneizados (aunque esto ya es bastante difícil de conseguir).

Estos productos son ricos en ácidos grasos saludables (saturados y omega-3), vitamina K2, y ácido linoléico conjugado (CLA) que es un poderosísimo antioxidante, anticancerígeno y además ayuda a adelgazar. Fíjate que estos nutrientes están todos en la grasa de la leche, así que los productos lácteos descremados no los contendrán. De hecho, puedes beneficiarte plenamente de ellos consumiendo mantequilla (orgánica, of course).

Claro está, también existen otras opciones de leche para adelgazar que no sea de vaca, pero personalmente no las he probado como sustituto de la leche (a excepción de la leche de coco que es deliciosa) así que no puedo hablar mucho de ellas.

En unos días culminaré mi experimento y te contaré mis conclusiones. Nos leemos entonces :)

Si haciendo sólo unos pequeños cambios puedieses tener una vida verdaderamente feliz
¿lo intentarías?

¡Dile SÍ a tus deseos y haz que 2014 sea TU año! Únete a miles de personas en todo el mundo en la búsqueda para hacer de 2014 su año. Visita TuNuevoCuerpo.com y obtén desde ya el Primer Mantra, que te ayudará a encontrar la motivación que necesitas para lograr todo lo que te propongas en 2014.

www.tunuevocuerpo.com

Cover 2055pix

"Siéntete Diferente"

Mi nuevo libro de Amazon, "Siéntete Diferente", ya está disponible.

Cientos de personas en todo el mundo ya lo han descargado y ya comenzaron a aplicar lo que dice para ser más felices.

Al obtener el libro no sólo tendrás una forma práctica e instantánea de aumentar tu felicidad cada día, sino que también descubrirás una página secreta (el enlace está el final del libro) en la que podrás descargar "Las Páginas Perdidas" y "La Guía de la Felicidad", recursos disponibles únicamente para lectores de "Siéntete Diferente" y que te harán aumentar aún más tu experiencia de felicidad.

Si aún no lo tienes, obténlo de inmediato en tu tienda de Amazon correspondiente:

ATENCIÓN: Este blog se encuentra oficialmente cerrado. Si quieres recibir informaciones, ideas y tips para adelgazar, y también enterarte de las cosas nuevas que traerá el Nuevo Blog de Mi Nueva Dieta, anótate ya y te lo contaré todo por correo electrónico: